El Parlamento aprueba una ley que permite la delegación de voto de los concejales

El Parlamento de Navarra aprobó, el pasado 28 de febrero, la Ley de modificación de la Ley Foral 6/1990, de la Administración Local de Navarra, para establecer la delegación de voto de los concejales en los ayuntamientos. La ley permite que los concejales deleguen su voto si no pueden asistir al Pleno por hospitalización o enfermedad o por razón de su maternidad. Esta posibilidad deberá estar regulada en el reglamento orgánico de la entidad.

La delegación sólo es posible en las sesiones plenarias y no alcanza a comisiones o sesiones de trabajo u otras circunstancias que requieran votación.

Según se detalla, la concejala o vocal que, por razón de su “maternidad”, no pueda asistir a las sesiones, podrá delegar su voto en otro concejal durante las seis semanas siguientes al parto. El embarazo, salvo circunstancias especiales, y la lactancia, nos se consideran causa para la delegación.

También podrá delegar el concejal que, debido a hospitalización o enfermedad grave debidamente acreditadas, no pueda asistir a las sesiones.

La solicitud de delegación de voto se realizará mediante escrito dirigido al personal competente del Ayuntamiento correspondiente. El escrito deberá concretar la identidad de las personas delegante y delegada, además del período de duración de la delegación, que en ningún caso podrá ser superior a un año.

En el transcurso del debate plenario, se eliminó del texto la referencia a los vocales de los concejos y a los concejos propiamente, al entender que la configuración y el funcionamiento de estas entidades locales “difiere mucho” del de los ayuntamientos. Por tanto, no les será aplicable la medida.