El personal público podrá acogerse a las nuevas medidas de conciliación personal y familiar

Desde mediados de septiembre, el personal de las Administraciones Públicas de Navarra podrá acogerse a las nuevas medidas de conciliación personal y familiar. Así se recoge en dos decretos forales aprobados por el Gobierno foral el pasado 23 de agosto, que contaron en su día con el informe favorable de la Comisión Foral de Régimen Local.

En concreto, se amplían las modalidades de reducción de jornada y se mejoran las licencias y permisos en casos de ingreso o enfermedad, defunciones, embarazos, tratamientos médicos, cuidado de familiares, formación, y para el cumplimiento de deberes relacionados con la vida laboral y familiar.

Uno de los decretos forales se centra en las reducciones de jornada a las que tiene derecho el personal para conciliar su vida laboral y familiar. Hasta ahora, el personal público únicamente podía reducir su jornada un sexto, un tercio o la mitad, mientras que a partir de ahora dispone con carácter general de otras cuatro modificaciones más: un octavo, un cuarto, dos quintos y dos tercios de jornada.

Mejoras en las licencias y permisos retribuidos

En cuanto a las licencias y permisos retribuidos, se han creado nuevos por embarazo a partir de la semana 37 de gestación; por nacimiento de hijos e hijas prematuras que deban permanecer hospitalizadas; y para cuidado del cónyuge o pareja estable o de familiares de primer grado en casos de enfermedad muy grave.

Además, hay nuevos permisos retribuidos para facilitar la reincorporación al servicio tras recibir tratamientos de quimioterapia o radioterapia; para acompañar al cónyuge o pareja estable o familiares de primer grado a la realización de procedimientos diagnósticos o quirúrgicos que requieran acompañamiento; y para donar sangre o componentes sanguíneos.

Asimismo, se ha creado un permiso no retribuido para asistir a cursos de perfeccionamiento profesional.

Por otro lado, se mejoran o amplían las licencias y permisos que ya existían. También se incluyen en los decretos permisos ya existentes en los acuerdos sindicales anteriores que no se habían trasladado a rango normativo; y se definen los permisos para el cumplimiento de deberes relacionados con la conciliación de la vida laboral y familiar; y para el cumplimiento de deberes inexcusables de carácter público o personal.