El presidente de la FNMC defiende en Madrid una mayor flexibilidad de la normativa de estabilidad presupuestaria

El presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, Pablo Azcona, trasladó ayer a la Federación Española de Municipios y Provincias un conjunto de propuestas dirigidas a promover la flexibilización de la normativa de estabilidad presupuestaria de las entidades locales, en el transcurso de la primera reunión de presidentes de Federaciones y Asociaciones de Municipios autonómicas, celebrada en la sede de la FEMP.

Como se sabe, dicha normativa establece límites al incremento presupuestario de cada ayuntamiento y limita considerablemente su capacidad inversora, sin tener en cuenta su situación económica. En este sentido, cabe recordar que las entidades locales españolas cerraron el ejercicio de 2015 con un superávit de 5.000 millones de euros, que equivale al 0,4% del PIB. En el caso de Navarra, el presidente de la Cámara de Comptos, Helio Robleda, informó en el Parlamento esta semana que los ayuntamientos navarros ofrecen una situación económica saneada y que han sorteado la crisis de forma positiva.

Una de las principales limitaciones presupuestarias citadas es la de la regla de gasto, que impide que el presupuesto de cada año aumente más allá de lo que aprueben las Cortes a propuesta del Gobierno. Dicha regla cifra los máximos de crecimiento posibles en el 1,3% para 2015, 1,5% para 2016, 1,7% para 2017, y 2,6% para 2018. Este límite no contempla la situación particular de cada entidad. En este sentido, el presidente de la FNMC propuso que la aplicación de esta tasa debería hacerse de forma flexible, aunque se garantizara el cumplimiento del conjunto del sector local.

Otra limitación de gran relevancia es la que obliga a los ayuntamientos a dedicar el superávit a la reducción del endeudamiento neto, obligación que solo tiene excepciones si la entidad local tiene una situación económica holgada, en cuyo caso, se podría dedicar el excedente a la realización de inversiones financieramente sostenibles y siempre manteniendo el equilibrio entre ingresos y gastos. Esta medida ha hecho que algunos ayuntamientos acumulen un importante volumen de remanente al que no pueden dar salida porque su utilización provoca o incumplimiento en la normativa de estabilidad.

En la misma reunión, Azcona propuso que se revisen algunos impuestos que, como el de Plusvalía o el de viviendas desocupadas plantean problemas, así como la tributación por aprovechamiento del dominio público, cuya normativa ha quedado obsoleta tras la liberalización del mercado de la energía y las comunicaciones.

Entre los asuntos tratados, cabe señalar la propuesta del presidente de la FEMP, Abel Caballero, de que el porcentaje de gasto público que corresponda a las entidades locales alcance el 25% del total, de acuerdo con una vieja reivindicación histórica, frente al 12% actual.

Red de acogida de refugiados

Por último, los presidentes abordaron también la propuesta de Caballero de crear una Red de municipios de acogida de refugiados, a la que pudieran adherirse todas las entidades locales, con aportación de medios o de forma simbólica.