El presidente de la FNMC, en el homenaje a las víctimas del terrorismo

Victimas6B111Pamplona, a 10 de marzo de 2018. El presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, Pablo Azcona, ha participado esta mañana, en representación de las entidades locales, en el homenaje que las instituciones navarras han rendido a las víctimas del terrorismo, junto con la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y la del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez. El acto ha tenido lugar con motivo del Día Europeo en recuerdo de las víctimas del terrorismo, que se celebra cada 11 de marzo.

En nombre de dichas entidades locales, Azcona ha condenado el terrorismo y ha expresado a las víctimas asistentes al acto “y también al resto de personas que comparten vuestra condición, nuestro reconocimiento, nuestro afecto y nuestro compromiso con la verdad, la justicia y la reparación. Desde el más profundo respeto, -ha dicho- quiero transmitir a todas las víctimas del terrorismo nuestra solidaridad”.

El presidente de la FNMC ha destacado la importancia que tiene este encuentro con las víctimas “para nosotros, los representantes políticos, porque nos permite compartir este espacio con quienes habéis sufrido en carne propia esta lacra, y saludaros, y miraros a los ojos, y deciros una vez más que sentimos vuestros dolor y que haremos cuanto esté en nuestra mano para paliarlo y para que nadie más tenga que sufrirlo”.

“Un dolor que no es ajeno a nuestras corporaciones locales. Es preciso recordar –ha dicho- que hubo días en que los concejales de cualquiera de nuestros pueblos eran objetivo terrorista por la mera condición de sus cargos, y se sucedían los atentados contra la vida o los bienes de muchos de ellos. Personas a las que se negaba el derecho de pasear por las calles de sus pueblos o sus ciudades libres de amenazas y de miedos. Personas que, en algunos casos, pagaron con su vida el precio de la libertad de todos y todas. Como representantes de las corporaciones locales de Navarra –ha añadido- permitidme recordarlos especialmente. No fueron más víctimas que el resto, pero me corresponde la obligación de traerlos a nuestra memoria y agradezco que se me permita esta licencia”.

Azcona ha recordado los actos promovidos por las entidades locales para condenar los actos de terrorismo (banderas a media asta, minutos de silencio en las puertas de las casas consistoriales, manifestaciones…), pero se ha preguntado también si tal vez dichas instituciones y la propia sociedad no debieron manifestar más radicalmente durante tantas décadas su condena del terrorismo y si una actitud más radical de las mismas no habría servido para evitar alguna muerte.

Después, ha recordado que la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclama que todo individuo tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad y, en consecuencia, ha expresado su condena con toda la claridad y sin resquicios ni matices de la violencia terrorista.

Finalmente, ha recordado el deber de las instituciones “de contribuir a conseguir una convivencia más justa y respetuosa de todas las ideas, y una democracia más profunda, basada en el derecho a la vida y a la libertad. Contribuir a la educación en valores para las generaciones futuras, así como a erradicar la cultura del ejercicio de la violencia política”.

Barkos: un futuro en paz basado en la memoria

La Presidenta Barkos ha trasladado su reconocimiento y solidaridad a las víctimas del terrorismo en presencia de sus familiares y de las 180 personas asistentes, en una intervención en la que ha recordado cómo Navarra “ha sufrido el trauma y el horror de la violencia y del terrorismo” durante décadas.

“El terrorismo, en sus distintas manifestaciones, ha atacado de forma injusta e injustificable a nuestra tierra, a nuestra ciudadanía. Sin lugar a dudas, -ha subrayado- ETA ha sido la forma de violencia terrorista que más daño ha causado en nuestra historia reciente y requiere por ello una atención específica. ETA ha cometido graves vulneraciones de derechos humanos en Navarra, lo ha hecho sobre navarros y navarras fuera de nuestras fronteras y las ha cometido también sobre muchos ciudadanos y ciudadanas en nombre de Navarra, de una forma injusta e ilegítima”.

Ante estos hechos, Uxue Barkos ha insistido en la deuda que las instituciones navarras tienen con las víctimas. “Somos conscientes de que el daño causado no podrá ser reparado, pero estamos convencidos de que el reconocimiento institucional a las víctimas es además de justo, ético y humano, absolutamente necesario”, ha proseguido.

En este sentido, ha indicado que este acto de homenaje, “además de condenar y denunciar la violencia terrorista, quiere trasladar a la sociedad actual y a las futuras generaciones un mensaje de respeto y convivencia, basado en la memoria de las víctimas del terrorismo, para que algo tan atroz no pueda volver a repetirse”.

Aznárez: Un futuro que compartir

Por su parte, la presidenta del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez ha destacado que “tras 8 años sin la amenaza constante de la banda terrorista, desde la defensa de la Memoria, de la Justicia y de la Reparación, y con la esperanza puesta en la necesidad de que el camino de la paz, desde las instituciones de Navarra, debemos trabajar y contribuir a construir una sociedad que se mire de frente, que desde la franqueza, sin odio, sin rencor, construya un presente y un futuro en el que podamos compartir tanto bueno que nos une”.