La FEMP remite al Gobierno un importante paquete de alegaciones al Anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local

Pamplona, 10 de abril de 2013. La Junta de Gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) aprobó, el pasado 9 de abril, un paquete de 49 alegaciones al Anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. Dichas alegaciones fueron remitidas, junto con las que le enviaron las distintas federaciones territoriales (entre otras la FNMC) al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Como ya se informó, el Gobierno aprobó el informe sobre el Anteproyecto el pasado 15 de febrero y decidió su remisión al Consejo de Estado, aunque hace una semana aún no había llegado a su destino.

Mientras, los distintos órganos de la FEMP se habían hecho eco de la profunda oposición al texto de los representantes municipales de todos los partidos políticos y la entidad municipalista emplazó a todas las federaciones regionales a remitirle sus propuestas.

Las alegaciones ahora remitidas al Gobierno incluyen en buena parte las posturas de las distintas asociaciones municipalistas y una parte importante de las remitidas por la Federación Navarra de Municipios y Concejos.

Las alegaciones proponen, entre otras cosas, un mayor reconocimiento jurídico de las entidades locales menores, el reconocimiento expreso de las competencias de Navarra en materia de régimen local, el reconocimiento de competencias en materia de desarrollo económico y participación ciudadana (no en materia de servicios sociales de base, como proponía la FNMC), la modificación de la forma de establecer el coste estándar de los servicios o la posibilidad de que las comunidades autónomas deleguen competencias en todas las entidades locales, y no solo en las de más de 20.000 habitantes.

Otras propuestas se centran en que las entidades locales puedan ejercer actividades complementarias de las de otras Administraciones (cultura, igualdad, medio ambiente…), la supresión de la posibilidad de intervenir los municipios de menos de 5.000 habitantes, la eliminación de diversos controles que chocan frontalmente con la autonomía local, etc.