La FEMP y el Gobierno central acuerdan los objetivos de déficit y deuda de las entidades locales para los próximos tres años

montoro femp111El Presidente de la FEMP, Íñigo de la Serna, ha señalado que las Entidades Locales españolas podrán mantener sin problema, no sólo el déficit cero, sino valores crecientes de superávit en sus cuentas a lo largo de los tres próximos años y, con ello, podrán garantizar la prestación a medio y largo plazo de los servicios a los ciudadanos y la creación de empleo.

Así lo ha manifestado tras la celebración esta mañana de la décima Comisión Nacional de Administración Local (CNAL) de estos cuatro años, “probablemente la última del actual mandato de la FEMP”, según ha señalado, en la que se han fijado los objetivos de déficit y deuda financiera de las Entidades Locales para los tres próximos ejercicios.

Dichos objetivos, aprobados por unanimidad en el seno de la Comisión, prevén que la deuda viva quede reducida al 3,4% del PIB al finalizar 2016; 3,2% en 2017; y 3,1% al acabar 2018. Se trata de objetivos que pueden alcanzarse, e incluso superarse, si se tiene en cuenta la tendencia descendente de este valor en los últimos ejercicios y el hecho de que el 40% de los municipios no tengan actualmente deuda de este tipo, aseguró el Presidente de la Federación. Actualmente, representa el 3,6% del PIB.

Al acuerdo unánime con estos objetivos, se ha sumado el anuncio de una posible elevación del techo de gasto que el Ministro Montoro ha hecho saber a la delegación local. Desde la Federación se insiste en dotar a esta variable de mayor flexibilidad.

En este marco, recordó que, a cierre de 2014, más del 90% de los Gobiernos Locales cerraron sus cuentas con superávit, sumando en su conjunto un balance positivo de 0,52% del PIB, y contribuyendo así a que el déficit del sector público se acercase a las exigencias comunitarias para nuestro país.

Y subrayó igualmente que la deuda financiera local se ha ido ajustando a lo largo de los últimos tres años, hasta el punto que son ya 3.500 los municipios los municipios cuya deuda viva era de cero euros a cierre de 2014.