Las entidades locales contra la violencia contra las mujeres

violencia.111 Con motivo de la conmemoración del 25 de noviembre, día señalado por Naciones Unidas para recordar y sensibilizar a la población mundial sobre la violencia hacia las mujeres, las Entidades Locales de Navarra que cuentan con Técnicas de Igualdad promovieron y coordinaron una campaña ciudadana “Contra todas las violencias hacia las mujeres y las niñas”, a la que se han sumado más de 70Entidades Locales, entre las que se encuentran los Concejos de ARTICA, GABARDERAL, GALAR, IMOTZ, IZKUE, LARRASOAÑA, LIZASO, NAVAZ DE JUSLAPEÑA, UNDIANO, los Ayuntamientos de ABLITAS, ALLO, ALTSASU/ALSASUA, ANSOAIN, ARAKIL, ARANTZA, ARGUEDAS, ARTAJONA, ATARRABIA/VILLAVA, BARAÑAIN, BARASOAIN, BAZTAN, BERIAN, BERBINZANA, BERRIOZAR, BURLADA, CÁSEDA, CENDEA DE OLZA/OLTZA ZENDEA, CARCASTILLO, CÁSEDA, CINTRUENIGO, ESPARZA SALAZAR/ESPARTZA ZARAITU, ESTELLA/LIZARRA, EZKABARTE, FALCES, FUSTIÑANA, GALLIPIENZO/GALIPENZU, GARINOAIN, GUIRGUILLANO, LARRAGA, LEOZ/LEOTZ, LIÉDENA, LODOSA, MARCILLA, MÉLIDA, MENDAVIA, MIRANDA DE ARGA, NOÁIN-VALLE DE ELROZ, OBANOS, OLAZTI, OLITE, OLORIZ, ORISOAIN, ORKOIEN, PAMPLONA, PERALTA, PITILLAS, PUEYO, RIBAFORADA, , SAN MARTIN DE UNX, SANTACARA, TAFALLA, TUDELA, UJUE, UNZUE, URRAUL BAJO, VALLE DE ARANGUREN, VALLE DE EGÜES-EGUESIBAR, , VIANA, ZIZUR MAYOR, las Mancomunidades de ARANO-ARESO-GOIZUETA-LEITZA; AUÑAMENDI; IRATI, LAZAGURRIA-LODOSA-MENDAVIA-SARTAGUDA Y SESMA; NOAIN, ULTZAMA, VALDIZARBE y el CONSORCIO DE LA ZONA MEDIA,  MANCOMUNIDAD DE LA COMARCA DE PAMPLONA para mostrar su rechazo y compromiso frente a este tipo de violencia. Para ello han contado con la colaboración de la Federación Navarra de Municipios y Concejos.

Esta campaña incluye una declaración conjunta a la que también se han adherido el Instituto Navarro para la Igualdad (INAI) y el Parlamento de Navarra. En ella se recoge que los abusos y agresiones contra las mujeres y las niñas son una gravevulneración de los derechos humanos y suponen la manifestación más violenta de las desigualdades sociales existentes entre hombres y mujeres. Además, como denuncia el movimiento feminista, en los últimos años se han padecido los recortes sistemáticos en los recursos públicos generales tanto en las políticas públicas de igualdad como en el ámbito concreto de la violencia contra las mujeres.

Por todo ello las administraciones públicas adheridas a esta declaración manifiestan:

 Que la lucha contra la violencia machista es una cuestión de estado.

 Que es necesario desarrollar y aplicar la Ley Foral 14/2015 para que estén reflejadas y atendidas todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

 Que toda la sociedad, y especialmente sus organizaciones e instituciones, han de comprometerse en esta lucha cuyafinalidad básica es apoyar a las mujeres en su proceso de recuperación, empoderamiento y búsqueda de la plena autonomía.

 Que es necesaria la implicación de los medios de comunicación para ofrecer un tratamiento adecuado de las diferentes violencias contra mujeres y niñas.

 Y la solidaridad con las mujeres y niñas agredidas y/o asesinadas, víctimas de la violencia sexista más extrema, transmitiendo todo nuestro apoyo a ellas y a sus familiares.

E invitaron a la ciudadanía, y de manera muy especial a las chicas y chicos jóvenes, a adoptar compromisos personales y colectivos a favor de la igualdad de mujeres y hombres y a participar activamente en los diferentes actos que se llevaron a cabo con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

MANIFIESTO 25N 2015

“Contra todas las violencias hacia las mujeres y las niñas”

Avanzar hacia la igualdad es la mejor forma de prevenir y atajar la violencia de género.

Los abusos y agresiones contra las mujeres y las niñas son una gravevulneración de los derechos humanos y suponen la manifestación más violenta de las desigualdades sociales existentes entre hombres y mujeres.Se trata, por tanto de un problema estructural, directamente vinculado a las diferentes situaciones de poder en que las personas se encuentran por razón de su género. La violencia es un abuso de la posición preponderante que ocupan los varones en la sociedad y en el imaginario colectivo y, en esa medida, constituye al mismo tiempo una manifestación y un instrumento para mantener la discriminación de las mujeres.

En consecuencia, el único modo eficaz de enfrentar las causas de la violencia sexista pasa por el avance de la igualdad real y efectiva entre todas las personas.

Puesto que el problema social de la violencia contra las mujeres presenta múltiples dimensiones, además de contextualizarlo en una visión estructural exige una respuesta global. No es suficiente con actuaciones dirigidas a erradicar las discriminaciones más evidentes, sino que deben integrarse armónicamente dos grandes áreas de actuación: la prevención y la atención institucional.

Desde el año 1995, 1380han sido asesinadas por el terrorismo machista. En lo que llevamos de año se han contabilizado 46asesinatos de mujeres cometidos por hombres. Mujeres y menores sufren la violencia patriarcal en múltiples formas y esto sólo es la punta del iceberg.

Como denuncia el movimiento feminista, en los últimos años hemos padecido los recortes sistemáticos en los recursos públicos generales, en los derechos sexuales y los derechos reproductivos, recortes en la interrupción voluntaria del embarazo de las menores de entre 16 y 17 años y recortes en los recursos especializados contra las violencias machistas. Es momento de hacer un llamamiento a cada persona, a cada institución, a cada partido político, a cada gobierno para no ser cómplices de esta barbarie y agilizar la respuesta institucional

La condición básica para enfrentar con eficacia la violencia sexista radica en el reconocimiento, por parte de los poderes públicos, de la dimensión y relevancia del problema. Se trata de una vulneración de derechos fundamentales que afecta -directa o indirectamente- a la mitad de la población, por lo que debe abordarse con una decisión similar a la empleada ante otros graves problemas sociales relativos a la seguridad o a la salud pública. No caben improvisaciones, actuaciones meramente simbólicas, ni voluntarismos.

A requerimiento del movimiento feminista, que con su pluralidad interna, sus diferencias estratégicas, su diversidad táctica y su adscripción a paradigmas teóricos distintos, propone en consenso a los partidos e instituciones que recojan sus propuestas en los programas y en la acción institucional,

MANIFESTAMOS:

 Que la lucha contra la violencia machista es una cuestión de estado.

 Que es necesario desarrollar y aplicar el Convenio de Estambul, así como el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW, y consolidar la aplicación de la Ley Foral 14/2015 para que estén reflejadas todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

 Que toda la sociedad, y especialmente sus organizaciones e instituciones, han de comprometerse en esta lucha para la prevención y erradicación de las violencias machistas, así como en la asistencia y reparación de todas las mujeres que viven violencia, independientemente de la situación administrativa en que se encuentren y sin incurrir en la victimización múltiple en los procesos de atención. La finalidad básica es apoyar a las mujeres en su proceso de recuperación, empoderamiento y búsqueda de la plena autonomía.

 Que es necesaria la implicación de los medios de comunicación para ofrecer un tratamiento adecuado de las diferentes violencias contra mujeres y niñas, visibilizándolas, evitando el sensacionalismo morboso en su tratamiento y utilizando un lenguaje y unas imágenes no sexistas.

 Nuestra solidaridad con las mujeres y niñas agredidas y/o asesinadas, víctimas de la violencia sexista más extrema, transmitiendo todo nuestro apoyo a ellas y a sus familiares.

POR ELLO,

INVITAMOS a la ciudadanía, y de manera muy especial a las chicas y chicos jóvenes, a adoptar compromisos personales y colectivos a favor de la igualdad de mujeres y hombres y a participar activamente en los diferentes actos que se lleven a cabo con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.