Las entidades locales informan favorablemente el Anteproyecto de Presupuestos Generales de Navarra para 2018

Los representantes de las entidades locales en la Comisión Foral de Régimen Local emitieron informe favorable al Anteproyecto de Presupuestos Generales de Navarra para 2018 en la sesión de la Comisión Foral de Régimen Local del pasado dia 6. Ensu valoración, han tenido en cuenta que las transferencias a las Administraciones Locales crecen casi un 6% con respecto a las de 2017, concretamente un 5,92%.

Con este aumento, sensiblemente superior al IPC, y el del pasado año, los municipios y concejos no han alcanzado aún, no obstante, el volumen de transferencias anterior a la crisis, que en 2008 superó los 400 millones y fue un 16% superior al que ahora se fija. Sin embargo, han recuperado transferencias en algunos apartados de gran importancia para los ayuntamientos y concejos, para mantener la calidad de los servicios y para atender algunas necesidades de vecinos.

Para 2018, el Fondo de Transferencias Corrientes crece un 5,9%, por la suma del incremento previsto del IPC más dos puntos y una nueva asignación para compensar el déficit del montepío municipal del personal subalterno de 5,8 millones. No obstante, para cubrir todo el déficit del citado montepío habrían sido necesarios 18 millones. Por otra parte, los representantes locales han manifestado también su contrariedad por el hecho de que aunque conocen la cuantía del Fondo, desconocen sus sistema de reparto entre las entidades locales.

Por su parte, el Fondo de Transferencias de Capital alcanza los 43 millones, por la suma de las asignaciones del Plan 2017-2019 (36,5 millones) y las del PIL anterior (2009-2012), que aporta 6,5 millones. En su día, la FNMC ya emitió informe favorable al actual PIL, que recuperaba parcialmente su capacidad inversora sobre los años precedentes.

Las transferencias distintas del Fondo de Haciendas Locales crecen también por encima del IPC (un 4,8% las corrientes y un 24,5% las de capital).

En cuanto a la distribución de las transferencias finalistas de los distintos Departamentos, cabe destacar en el plano positivo las siguientes:

–          El crecimiento en un 14% de las transferencias del Departamento de Salud, que supone mayores aportaciones para programas ya existentes (como el de prevención y promoción de la salud o el de planes contra la drogodependencia), y la puesta en marcha de otros nuevos para actividades relacionadas con el envejecimiento activo y la promoción del ejercicio físico.

–          El aumento de las transferencias finalistas del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local en un 12%, especialmente en inversiones productivas vinculadas al Plan de Desarrollo Rural, la sostenibilidad y la gestión de los recursos naturales.

–          El incremento de las transferencias del Departamento de Desarrollo Económico en casi un 30% para actuaciones como las de mejora, ampliación, construcción de polígonos industriales, las destinadas a inversiones de ahorro energético u otras para desarrollar recursos turísticos o mejorar el transporte de la comarca de Pamplona.

–          Cabe valorar también el incremento del 3,2% del Departamento de Derechos Sociales, tras el incremento de años anteriores de partidas para los servicios sociales y para programas de empleo.

–          Y, finalmente, las entidades locales valoran también positivamente la creación o el aumento de partidas para actividades de deporte municipal, juventud y para políticas de igualdad.

En la parte negativa, señalan que hay partidas presupuestarias que no les satisfacen plenamente, bien porque decrecen, bien porque no crecen en lo que estiman necesario.

Entre otras, cabría citar:

–          La reducción en un 13% de la partida para concentraciones escolares.

–          El escaso aumento del 1,2% para las escuelas de música.

–          La congelación de las subvenciones en materia forestal.

–          O la reducción de las subvenciones para acción cultural y para la red de teatros.

Sobre estas materias, la Federación anuncia que hará los análisis que procedan con tiempo suficiente y, en su caso, planteará las cuestiones oportunas, bien al Gobierno, bien a los grupos parlamentarios.

En definitiva, a la vista de los datos que acabo de reseñar, el informe al Anteproyecto de Presupuestos es favorable, máxime teniendo en cuenta que los propios Presupuestos de Navarra se están recuperando aún de los serios recortes de los últimos años.

No obstante, las entidades locales siguen aspirando a alcanzar las cotas de transferencias de los años pre-crisis y, a medio plazo, al establecimiento de un sistema de financiación local consecuente con las competencias que las leyes les atribuyen y adaptado a las características de cada una de las entidades locales.

Medidas fiscales

Los representantes municipales han preguntado también al Gobierno si tiene previsto compensar a los ayuntamientos en el caso de que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Impuesto de Plusvalías implicara una merma en sus ingresos, sin obtener una respuesta positiva.

Y han planteado también si se prevén medidas en materia de tributos locales. La respuesta del Ejecutivo ha sido que la previsión es de un incremento en el Impuesto de Circulación del 3,1%.

En otro orden de cosas, los representantes locales han preguntado al Gobierno si éstas podrían ver incrementados sus ingresos para inversiones en el caso de que crecieran los ingresos de la Administración Foral por motivos tales como la compensación por un mayor pago del cupo en años pasados.

Protesta por la falta de tiempo

 

El presidente de la FNMC, al igual que otros miembros locales de la comisión, han manifestado al comienzo de la reunión su protesta formal por el reducido plazo otorgado por el Gobierno para estudiar los Presupuestos y formar la postura de las entidades locales. De hecho, la Federación recibió el documento el martes, 31 de octubre, y la sesión de la Comisión ha tenido lugar el 6 de noviembre, mediando entre ambas fechas tres días de fiesta.

En este sentido, el presidente ha pedido un receso en la sesión para valorar con los representantes locales si estos estaban en disposición de formar su postura.