Unas 1.200 personas desempleadas serán contratadas por 44 entidades locales a través del empleo social protegido

Unas 1.200 personas desempleadas, y perceptoras de la renta de inclusión social en su mayoría, serán contratadas este año por 44 entidades locales a través del programa de empleo social protegido, que también prevé un acompañamiento social y acciones formativas para mejorar su integración en el mercado de trabajo.

Para financiar este programa, el Gobierno de Navarra ha destinado seis millones de euros, casi cuatro millones más que el pasado año, cuando se consignaron 2,79 millones. Cabe destacar que en 2015 se destinaron otros 2,69 millones al programa de empleo directo activo, que este año no se llevará a cabo.

Para efectuar el cálculo del número de personas que serán contratadas, el Departamento de Derechos Sociales ha estimado la duración media de los contratos formalizados el pasado año a través de este programa, que fue de 3,4 meses. Además, asociados al empleo social protegido también se realizarán entre 60 y 70 contrataciones de personal de apoyo como monitores, educadores y trabajadores sociales.

En la valoración de los proyectos presentados por las entidades locales para concurrir a esta convocatoria de ayudas se ha tenido en cuenta no solo el tamaño de los municipios, sino también el porcentaje de personas desempleadas en la comarca y el número de personas perceptoras de la renta de inclusión social, así como otros aspectos como la previsión de contratación de mujeres o de personas derivadas por la red de salud mental.

Resultado en 2015

El pasado año, el Gobierno de Navarra presupuestó inicialmente 2,19 millones para financiar el empleo social protegido, cuantía que se incrementó en octubre con 600.000 euros, hasta los 2,79 millones. Con este importe, un total de 551 personas fueron contratadas en Navarra a través de este programa. De ellas, el 54% eran hombres y el 46% mujeres.

Respecto al programa de empleo directo activo, en el que también pueden participar empresas y cuyos beneficiaros son personas desempleadas que no se encuentran en riesgo de exclusión, el Gobierno foral destinó en un principio 1,5 millones de euros, que fueron ampliados en dos ocasiones: en junio con 969.000 euros y en octubre con 227.658 euros. En total, 2,69 millones de euros, con los que se financiaron 592 contrataciones.

Respecto a los presupuestos iniciales de estos programas en 2015, este año se destinará al empleo social protegido un 27,66% más que el pasado ejercicio.

El empleo social protegido

El programa de empleo social protegido consiste en la contratación laboral de personas en situación de exclusión social o con dificultades para el acceso y mantenimiento de puestos de trabajo normalizados. Con ello se pretende que mejoren sus capacidades de integración laboral mediante un acompañamiento social intenso, la formación en habilidades sociolaborales y destrezas profesionales, y el desempeño de una actividad de interés colectivo.

Las iniciativas que se subvencionan tienen una duración mínima de seis meses y las personas a contratar pueden incorporarse a los proyectos en distintas fechas, adecuando su acceso al empleo a su propio itinerario de inserción sociolaboral. Los trabajos a desarrollar buscan la rentabilidad en términos de mejora de la empleabilidad de las personas trabajadoras y la actividad a realizar se desarrollará dentro del ámbito de competencias de las entidades locales, prestando especial atención al diseño de acciones que mejoren las posibilidades laborales de las mujeres.

El programa de empleo social protegido está cofinanciado al 50% por el Fondo Social Europeo a través del Programa Operativo FSE 2014-2020 de Navarra.